GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

jueves, 16 de junio de 2016

Cualquier día se infartan Vila, Anson y compañía


  Yo no me he caído; son esos los precipitados en el abismo de sus hipocresías. Camino con la cabeza bien alta y la fusta alzada domesticando a las bestias, tan aparentemente humanizadas ellas. Me he acostumbrado a tratar con la fauna amoral de este país engañado... Y a arrancar de cuajo los caninos de los depredadores agazapados tras la falsedad.  

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/05/luchar-contra-lo-injusto-sin-concesiones.html 

Cualquier día de estos le da un infarto al inefable Joaquín vila, joaquinito, al humanitario de boquilla Luis María Anson o a los diligentes aprovechados de la Fundación Ortega-Marañón. La mayoría orondos en cuerpo y tan esmirriados en conciencia.


  Cresos de insaciable codicia, frecuentando pantagruélicos banquetes que engrosan sus grasas corporales, con esa gula desvergonzada que posee el ruin aprovechado de trabajo ajeno.

  No ejercitan el corazón apoltronados en sus intelectuales soflamas, dirigidas desde los despachos de sus intransigencias y carencias de ética. El honor lo tienen a buen recaudo mientras sepan dismular las intenciones personales y profesionales. Estos son los que aconsejan a España. Válgame Dios, qué bajo ha caído el listón del concierto cultural.


  No ejercitan el corazón ni el alma. Cualquier día amanecen infartados y descubren que jamás tuvo latido el corazón en un espíritu vacío. Son como son, con avaricia enferma.

   Los valores se los dejaron en la cuna e irán sin ellos hacia la tumba. Polvo al polvo y sin entrañas.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Se propusieron hacerte caer, no sabían con quién arremetían de manera cruel, en absoluto sabían que eres fuerte y vital y nada ni nadie puede contigo. Tus valores morales, la profesionalidad que te caracteriza hagas lo que hagas y el haber batallado duro te hacen invencible. Y te han dado motivos para ello cualquier persona hubiera enfermado de tanto saqueo moral. Eres admirable.