GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

jueves, 2 de junio de 2016

Envidiosos, fariseos, abusadores e infectos


  En España los mediocres de espíritu y cínicos abundan al margen de su aparente posición social. Muchos de ellos son sectarios o de misa diaria con mucho cuento y poca vergüenza. Repugnantes. Precisamente, gracias a ser así de fariseos en lo moral, ascienden como la espuma mientras puedan simular esa dignidad que en los asuntos privados está tan extraviada. 

   Lo que no me esperaba era encontrar esas deficiencias morales en gentes que se suponía que podían ir con la cabeza alta por la vida. Me equivoqué, obviamente.



  ¿Más leídos los artículos "del Candela"  que los de Luis María Anson? Eso es sacrilegio en la secta imparcial. Anson era el intocable gurú honrado del periodismo español y si no lo fuera al menos debía parecerlo. A partir de entonces se me intentó hacer la vida imposible para desmoralizarme y abandonar por mí mismo la colaboración con el periódico.


 Cualquier treta sucia servía para el propósito:

 No indexar las columnas; borrar miles de valoraciones de Facebook o cientos de retweet en twitter, en dos ocasiones sin la menor disculpa; mandarme al último lugar de publicaciones semana tras semana; desechar artículos con temática muy puntual que luego no se podían publicar por quedarse desfasados de la actualidad; avisar de una reestructuración que solo me afectó a mí mandando un artículo cada quince días en vez de semanalmente...

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/05/la-mediocridad-de-joaquin-vila-al.html

  En definitiva, unas sucias argucias que solo podían perpetrar unos impresentables que ni siquiera pagaban, para echarme al poco argumentando la escasísima calidad de mis columnas que no leía nadie. Sus madres eran las poco leídas. Rastreras mentiras del portador de granítica cara que es Vila, el vilita ese que tiene fama entre sus colegas del periodismo  de jugar muy sucio personal y profesionalmente. Una  joyita de abusador sin escrúpulo moral con la que me topé pensando que trataba con gente decente.

   La razón de esta guarrada estriba en que se quedaban en evidencia las mediocridades de joaquín vila como director y afloraron los recelos y la envidia de quienes no acostumbran a ser muy honorables en la carrera legítima de la competencia laboral.

  He demostrado y sigo demostrando que mis columnas están posicionadas en primeros lugares de buscadores como Google, siendo tan leído que hasta este blog con seis meses de vida, está apisonando a El Imparcial.es, por delante de sus publicaciones o búsquedas, dejando en evidencia la poca dignidad de quien decía que no había lectores para mis letras.

  El recelo, la envidia, el juego sucio de quienes usualmente los usan para crecerse en sus carreras profesionales, la hipocresía, la desvergúenza, la carencia de ética y la mediocridad de espíritu son los detonantes para que El Imparcial.es y la fundación que tan poco honra a Ortega y Marañón, obren tan rastreramente y disimulen el tufo moral que es ya muy percibido en toda España por medio de este blog con casi 40.000 visitas de todo el mundo y cientos de miles de vistas a sus casi 200 entradas.


Entendamos el recelo de estos guiñoles de la cultura:  Goggle+:
Ignacio Fernández Candela: 3.948. 089 Vistas. 310 seguidores.
El Imparcial.es112.715 vistas. 86 seguidores.
Fundación Ortega-Marañón: 26.185 vistas. 46 seguidores.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Así fue sucediendo todo tal cual lo cuentas, soy testigo de ello. Si, he estado al corriente de todo y me asquea y duele las maneras, las formas que han empleado éstos que se hacen pasar por buena gente hipotecando sus conciencias de por vida si no saldan contigo el daño que te han producido . Los hipócritas proliferan y más cuando alguien les hace sombra y tú les oscurecías . Por algo son todas las cosas!