GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

martes, 12 de julio de 2016

De haber sido Anson y Vila honrados, este artículo estaría en El imparcial.es

(Disculpas por los quién con aecnto. La imagen no es mía).

  Pero no lo son. Han salido ranas en eso de las cuestiones éticas; tan deficientes cuestiones en ellos y en la comparsa que jalea las verborreas moralistas de falaces y ruines cicerones, vayan ustedes a saber con qué estrategias poco confesables fueron adquiridas las famas y los premios. Por lo que a mí respecta han demostrado ser indecentes, deshonestos, carentes de ética y por lo tanto también de la dignidad y del ejemplo en la integridad. Son representantes del honor perdido por la ruindad de sus actos,  pese a los vítores de los cegatos que los secundan y les siguen el juego de la apariencia. Son del submundo de la hipocresía y la indecencia. Robar el trabajo ajeno es propio de esos parásitos sin escrúpulos que terminaban colgados boca abajo de las farolas durante las revoluciones sociales. Esos ya no se meneaban después de pasar por la justicia de un pueblo harto de abusadores.


 De haber dado con gente mínimamente honrada, este artículo que reproduzco estaría en El Imparcial.es, valorado monetariamente por estos jetas que se embolsan con aires chulescos y estafadores el trabajo honrado que ellos no desarrollan, salvo en el estéril escenario de sus hipócritas morales personales y profesionales.


 De haber tratado con gente normal no estaría denunciando estas guarradas típicas de la miseria abusadora de individuos con poca entraña. Pero inopinadamente di con este nido de parasitación y en consecuencia los muestro como son. Con la certeza pútrida de sus actitudes propias de indeseables. Explotadores, ladrones de trabajo ajeno, cínicos, aprovechados y tramposos de juego sucio. Todo demostrable y demostrado pues no hay vocablo injustificado que no los defina fehacientemente.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Sucia gente sí, no merecen las perlas que les entregaste. Llegando hasta la médula espinal el comportamiento tan guarro , sí que de auténticos cerdos,que demostraron al despacharte de manera tan cruel con mentiras que no se las creen ni ellos mismos.¿Eso es periodismo digno? Haces muy bien en desenmascararles.