GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

martes, 31 de mayo de 2016

No es lo mismo tener un defecto que no ser honrado, Anson


   Una persona honrada no necesita justificarse para calmar a la conciencia, sobre todo si esa conciencia está expuesta a la opinión pública. La honra es un consejo intimista que nos obliga a la honestidad aunque no haya testigos. Luis María Anson está muy acostumbrado a actuar según quien pueda verle. Una manera muy artificiosa y bastante falsa de parecer íntegro. 

  Lo que parezca importa muy poco si no es persona que honre su florido verbo con una conducta ejemplar, a la altura de tantos honores y prebendas humanistas como ha recibido.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/05/soy-mas-honrado-que-anson-y-vila-con.html 

  Quizá se le calme la conciencia diciendo que hasta él mismo tiene defectos; pero me gustaría no tener que recordarle que la falta de integridad y de ética, prescindiendo de toda moral, no es un defecto sino una canallada rastrera.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/05/un-atisbo-de-conciencia-en-anson.html 

  Me gustaría no tener que recordárselo pero lo hago: no hay discurso que justifique ser un ladrón de trabajo ajeno y un abusador; con el agravante de una posición profesional y personal usada para explotar sin escrúpulo alguno. No es decente. Además de ser cuestión de cobardes no deja de ser una guarrada inmoral. 

  Por mucho que la oratoria pretenda disimular la falta de vergüenza para reconocer lo que está mal y atufa a inhumanidad, cuando se yerra uno ha de tener la dignidad de reconocerlo. En tanto, los actos insanos describen lo hipócrita.

  La fama es un capricho volátil que depende de las actitudes. Todo es susceptible de volcarse en contra de quien engaña a una sociedad y pretende disimularlo. La gente no es tonta. Una sola piedra arrastrada puede provocar un alúd.

  Conviene ser honrado por lo que pueda suceder, por si el destino decide que cada cual recoja sus siembras. Las de Anson en mi caso no están siendo nada pulcras.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Añado, una persona honrada y tú lo eres Ignacio, ha de ser justamente remunerada, por trabajar para El Imparcial.es y recibir también una disculpa por arremeter injusticia en tu alma. Es vomitivo el hecho de sufrir esta aberración, que le usen a uno, me pongo en tu lugar y enfermo. Me considero una persona pacífica hasta que me llegan a la médula y me rebosa la injusticia