GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

lunes, 9 de mayo de 2016

Fundación Ortega-Marañón, ¿sin ánimo de lucro?


   Si algunas alimañas bípedas y racionales del mundo fueran tan civilizadas como los animales, este mundo sería distinto; más sano, puro, aprovechable; menos parasitario si la inteligencia sirviera para perfeccionar las actitudes. 


  La Fundación Ortega Marañón solo puede sobrevivir de subvenciones y acuerdos nacionales e internacionales que se lleven a cabo con incautos, engañados por estos codiciosos intelectuales que dicen trabajar por amor al arte y sin ánimo de lucro. Satanás sobre la Tierra actúa envuelto bajo el manto de ese buenismo farsante.

 Toda una denominación-esa falacia del sin ánimo de lucro- antitética de las intenciones verdaderas que albergan las solemnes rémoras culturales que necesitan parasitar hasta de mi trabajo para mantener el ritmo de las comilonas, banquetes, conferencias, actos culturales etc. Meros pretextos que disimulan el objetivo verdadero de cínicos sin límites capaces de esa explotación vergonzosa y una caradura repugnante. El ánimo es el de lucrarse a cualquier precio y sin escrúpulo.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/04/los-puercos-comportamientos-de-la.html

  La de hoy es una corta entrada al estar acompañando en el hospital a una mujer excepcional llamada Luisa, la madre de mi novia, sembradora de mucho bien en su vida que a los noventa años pelea, una vez más,  por permanecer con sus seres queridos; aquejada de muchas debilidades de salud que afronta con una valentía encomiable. 

 Madre e hija, paradigmáticas en honradez y dignidad,  engrandeciendo la humanidad que otros empobrecen con mezquinas existencias.

 Todo un contraste de virtuosismo personal el de Luisa frente a tanto canalla con el disfraz carnavalesco, el de la honorabilidad de pega, que visten innobles, deshonestos y aprovechados estafadores que pululan por una España desconcertada, sí,  pero permisiva con los que la han perjudicado hasta llegar al estado calamitoso institucional y socio político en el que nos hallamos. 

 Estos días los dedicamos a Luisa, pero regresaré para dejar en evidencia a esa raza de víboras, hipócritas, que sigue ejerciendo la lucrativa profesión del engaño tras muy engañosas verborreas multidisciplinares.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Lo he dicho y seguire diciendo que no te llegan a la suela del zapato ninguno de estos que van de honorables por la vida. Mi deseo es que seas recompensado por ellos moral y económicamente y ellos también ganarían en decencia