GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

miércoles, 4 de mayo de 2016

La trayectoria sombría y la ingratitud


  Cuanto más sé de Anson más me pregunto si alguien le conoce de verdad aparte de su fachada como personaje público.

 ¿Qué se ha guardado en la manga durante décadas el niño mimado de los despachos influyentes en los que siempre ha aterrizado con sibilina discreción? Recuerdo aquella visita que hizo por sorpresa a José María Ruiz-Mateos interesándose, como quien no quiere la cosa,  por las posibles soluciones sobre proyectos emprendidos con el fin de pagar a los Inversores de Nueva Rumasa. A José María y a mí nos quedó claro que Anson fue como enviado de otras influencias, tal y como hizo treinta años antes cuando viajó a Londres-donde fue el empresario engañado por Luis Valls Taberner que le aconsejó marcharse sin pensar el expoliado que así parecería un prófugo de la justicia-buscando información de primera mano en nombre de otros que permanecían en las sombras. Acaso los que se beneficiaron del latrocinio delictivo de su patrimonio.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/01/como-portavoz-que-fui-de-ruiz-mateos.html 

 Ya entonces el empresario tan traicionado por tantos, me comentó que no me fiara de él. Ingenuamente aposté por la integridad del periodista y José María me espetó: "no te fies de él; me traicionó hace treinta años y volvería a hacerlo".

  Él murió pero el relevo de esa traición me llegó del modo más sucio por las garras de Joaquín Vila, el segundón y cancerbero que guarda la puerta de los secretos, al parecer poco confesables, de la trayectoria ansoniana.


  Después de lo sucedido y dar la razón a mi amigo, pienso que ni Don Juan, ni Don Juan Carlos supieron verdaderamente con quién trataban. Quizá el Rey Felipe VI ya estuviera advertido de los ardides que el periodista urdía por una capacidad de intriga y ventajismo que no pocas víctimas han denunciado. 

 Así lo consideró Guillermo Luca de Tena casi en su lecho de muerte y otros cuantos más, entre los que me encuentro, sabedores de que el compromiso de Anson y su palabra son simples artimañas de un hombre con muchas sombras personales. Aprovecharse y abusar contra el trabajo ajeno no es honesto, no.  

 Todo se explica si desde 1955 Joaquín Vila entró de becario para arrimarse al fulgurante hacedor de intrigas y vivir fácilmente y sin obligaciones morales, aplastando los derechos elementales del prójimo como ha hecho con los míos. Actitudes así solo son ejercidas por quienes acostumbran a atropellar sin miramientos de conciencia.

 Son muchas décadas en la oscuridad de los tejemanejes influyentes. A saber qué decidían en los secretos despachos que han terminado llevando a la ruina al conjunto de un país que desconoce lo que se cuece más allá de las apariencias públicas. 

 El abuso, la explotación indecente del trabajo, son solo la punta del iceberg sobre comportamientos sostenidos de parecida índole traicionera. ¿Dónde fui a parar, de modo inopinado, para encontrarme tanta miseria con apariencia de intelectual pulcritud? 

 Los seres humanos provistos de conciencia moral, la capacidad de distinguir el bien del mal, demuestran su autonomía cuando actúan. Anson y Vila son independientes.
  
http://lahemerotecadelbuitre.com/piezas/muere-guillermo-luca-de-tena-y-brunet-el-heredero-de-la-familia-luca-de-tena-y-anson-ajusta-cuentas-con-el/ 

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Qué mal se siente uno con esto porque somos humanos, ¿verdad?