GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

martes, 12 de abril de 2016

Luis María Anson, amigo de ET, también

  
  Seamos justos. Luis María Anson me inspira un tremendo respeto tanto por sus obras de honestidad y el paradigmático gesto de integridad personal que ha mostrado en la guarrada que describe este blog, como por ser el que podríamos denominar arrimado mayor del reino de España; insigne, eso sí. 

  Antes de conocerle en persona ya me habían advertido que no me fiara siendo un manipulador y un correveidile al servicio del mejor postor. Que cerca de la influencia se trazó una carrera a medida con pagos de favores, traiciones, silencios y medias verdades. Yo pensaba que era hombre de honor, si bien no sabía entonces que pudiera rodearse de gente como Joaquín Vila.

  En la pomposa biografía de Anson se cuenta su experiencia como corresponsal de guerra. Corresponsal de guerra de pacotilla es aquel que no aprende cómo se originan muchas guerras. Dudo de la humanidad de un señor que ha cubierto crónicas de guerra en el Vietnam y Camboya, ignorando a estas alturas que las grandes injusticias son las que llevan al límite a los buenos hombres que se ven forzados a luchar por la supervivencia. De pacotilla. 

  Da la impresión de que Luis María Anson fue ese monstruo prefabricado por las nefastas influencias, manipuladoras, que han terminado  llevando a la ruina la España democrática. ¿La carrera profesional y personal de Anson estaba predeterminada por los oscuros entresijos del poder que lo han encumbrado para marcar las directrices de un engaño multitudinario que fue lucrativo para tantos mientras duró? ¿En tanto los muchos premios, incluido el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades-Humanidades, ya ven-por los servicios prestados? Cosas veredes. 

  Anson presume mucho porque puede: de amigos, de méritos profesionales, de hacer jugarretas y parecer que no ha roto un plato en su vida y demás quehaceres propios de un presuntuoso y bien arrimado, rey del mambo y del oportunismo dicen otros, presto a sacar beneficio de la desgracia ajena como de las glorias del afortunado. 

  Su fama, la de los que le conocen más allá del ámbito público,  le precede.

  Amigos hasta en el infierno va a tener presumiendo como presume de haber sido colega de tantos ilustres personajes históricos a los que secunda; como si sus méritos personales estuvieran en función de los honores ajenos de eternos y beatíficos señores con los que se codeó, vayan ustedes a saber si un minuto para luego engrosar la biografía nada humilde que es la de este egotista Rasputín del periodismo español.

  Joaquín Vila, el delfín con mandíbula de piraña que sub, sub, sub secunda a Anson, ya dijo que para vender más ejemplares de La Razón el académico usó el truco de atacar públicamente a El País. Mi pensamiento es liberal y siempre honrado; creo que hay ciertos límites en la ética que no se pueden traspasar. Yo llamaría a eso estrategia deshonesta y juego sucio como deslealtad a los lectores, pero ya sabemos, gracias a la ensoberbecida y chulesca sinceridad de Vila,  cómo las gastan algunos para llegar donde llegan.

  A mí me da un poco de vergüenza ajena cómo le lamen el traje en el periódico digital. Desde el 2008  El Imparcial.es se dedica a loar a tan poco humilde sabio, acostumbrado a inflarse de méritos aunque estén engordados con una capacidad de venderse a a sí mismo que ya lo quisieran otros, incapaces de seguir tan sublimes códigos de ética que tanto hacen progresar a muchos prohombres de este país.

  Los discursos del académico siempre están pringados..., perdón, quería decir ornamentados de históricos nombres propios de la politica, la literatura, el arte, las finanzas, la gran empresa. Amistades por doquier y en magnífica cordialidad para este testigo de nuestra historia presto a ser historia por sí mismo de tanto que sabe, conoce y hasta barrunta para hacerse ese hueco presuntuoso de la alabanza por el que ha vivido y de poco le servirá, pobre mortal, cuando yazca su orondo corpachón en el exiguo espacio de un ataúd.

  Para mí es simplemente un moroso, un hombre sin palabra y un aprovechado de mi labor intelectual, con pocos escrúpulos y poca vergüenza para parasitar y beneficiarse de mi trabajo. Eso es lo que define su gran trayectoria que se me antoja un espejismo si fue gestada con tan pocas miras de conciencia como ha demostrado conmigo.

  Para mí no es nadie si es capaz de semejantes cerdadas y continuar como si con él no fuera la cosa de la vileza demostrada. La conciencia no es válido testigo ni árbitro de las actuaciones personales si se prescinde de ella para manejarse por la vida.  Anson es testigo de sí mismo y lo que dice va a misa, aunque sea en el altar de Satanás y no del Dios Todopoderoso que todo lo ve. Es un incauto pero aquí se endiosa.

   Mi criterio, basado en la experiencia personal, es que no tiene ninguna credibilidad. A sus actos personales me remito. Pero si comentase que voló en bicicleta con el mismísimo ET habría que creerle porque un hombre así es irrepetible con tan encomiables disposiciones para llegar tan alto, aunque luego caiga en lo más bajo por un simple detalle de honestidad personal que, al parecer,  no es condición indispensable para ser el gran Anson: el ínclito amigo del mundo, de sí mismo, de su reflejo en el espejo y sus méritos en la escalada por el triunfo... que tan pobres me quedan con el ejemplo impresentable de la gestión privada cuando el público no le mira.

  Amigos, lo que se dice amigos en Anson pueden resumirse con ese dicho que reza: "por el interés, te quiero Andrés". Lealtad tal cual no imagino sin que terciara la perspectiva de sacar algo de provecho. Eso no es amistad.

  ET-y alguno más-no sabe con quién se montó para irse a la Luna y más allá... que el pájaro voló estratosféricamente. Ambiguo, lo sé.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Deben y tienen que pagarte por tus trabajos que responsable y puntualmente les realizabas para el periódico, que no escondan la cabeza bajo el ala, hablando de lo monetario y pedirte disculpas por los atropellos hacia tu persona con lo tormentoso que es pasar por lo que denominan mobbing, una persona si no es fuerte ante esta situación, enferma.