GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

martes, 5 de abril de 2016

Mis 3. 750. 000 vistas en Google +, avergonzando a El Imparcial.es

*Actualización:
A principios de junio de 2016,  las vistas sobrepasan los 4.000.000.


  Si el periódico digital es el futuro, desbancando el rol preponderante que tuvo el papel, las redes sociales participan de las mismas fuentes que las empresas dedicadas a propalar información. Cualquier ciudadano no integrado en tareas corporativas puede igualar o superar el número de lectores  y posicionarse en primeros lugares de los buscadores si interesa al público en general.


Si el lunes 4 de Abril había 3.715.000 visitas, un día después ya se ha incrementado en 3.721.000 visitas. Las lecturas se multiplican a diario de manera inexorable, con propia dinámica sostenida.

 Es lo que sucede con La Guarrada de El Imparcial.es. Ética según Anson, situado inmediatamente después de la búsqueda oficial de El Imparcial.es-con 9 años de existencia- en solo 4 meses. Vila estaba acostumbrado a otro tipo de víctimas indefensas. Los necios y las malas personas siempre acaban tropezando contra sí mismos.



El 7 de Abril, Google + incrementa las visitas a 3.732.583; 11.000 más en 3 días. Vila no tiene precio como necio en su papel destestable de abuso y explotación.


Solo tres días después, se multiplicaron las visitas hasta 3.750.000.



  A través de Google + las visitas de mi perfil, donde publico las entradas del blog, están cerca de 4 millones.  Una influencia notoria de lecturas que deja en evidencia la pobrísima lectura de El Imparcial.es que se gestiona casi parasitariamente a través de empresas anunciadoras muy incautas que además invierten en un periódico cuya ética, según el ejemplo que están dando, es nula y hasta perjudicial para la sociedad, pretendiendo aleccionarla desde discursos vaciados de fondo moral y colmados de repulsiva hipocresía.

  Otrora siglo XX los periódicos de papel poseían la superioridad económica y de organización que permitía una gran inversión. Actualmente, cualquier diseño de blog puede superar expectativas de calidad visual y de contenido. Un periódico de segunda división como El Imparcial.es, dirigido por Vila, está muy lejos de poder competir con otros digitales. Hoy en día, hasta un blog creado hace cuatro meses puede dejar en evidencia la mediocridad profesional de un director del montón y a cuantos han pretendido explotar el trabajo ajeno sin pagarlo.

  Antes de escribir en El Imparcial.es ya tenía una multitudinaria representación de mis actividades pictóricas, literarias y profesionales en los buscadores de Internet con cientos de miles de referencias. Esa influencia fue la que inspiró la guarrada de Vila, receloso de que en esos buscadores sus artículos quedaran en el abisal fondo de la indiferencia de los lectores. Mis columnas siguen posicionadas en los primeros lugares de las páginas con búsquedas por referencia temática. Imperdonable para alguien que suele avasallar y encumbrarse con pocos escrúpulos como Joaquín Vila, la criatura mimada de Anson. Dejaron de indexarse mis artículos y se emprendieron toda clase de barrabasadas desmotivadoras para que yo me rindiera. Demasiado curtido estaba en salvar obstáculos como para dejar que se salieran entonces con la suya; tampoco ahora.

  Vivimos una evolución de las informaciones en la que los ciudadanos tienen mucho que decir a cuantos durante décadas se valieron de la influencia para controlar el poder de la manipulación; hoy, como sucede con el periódico presidido por Anson, al descubierto queda la vergüenza de los gestores con actitudes sospechosas. Con lo poco que cuesta ser honesto y limpio de conciencia, qué poca decencia en el desempeño de la profesión.

  Otra cosa es la costumbre del abuso que siempre encontrará la horma de su zapato así se llame uno Anson y se haga acompañar por abusadores, ejercitadores del matonismo, la intolerancia y el juego sucio.

Las redes sociales ganan a la mediocridad y equilibran la balanza para refutar las falsedades que en otros tiempos eran incontestables. Ahora se responde a la mezquindad con las mismas armas para la propagación de las ideas, sin inversión y a la cara.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Y ahí estás tú, tu blog en defensa de la explotación que lamentablemente has sufrido, una " guarrada" que no deja indiferente a nadie por la gran carga de injusticia que conlleva.