GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

viernes, 19 de febrero de 2016

Justicia: este blog ya está pisando en Google a El Imparcial.es


  Cuando recibí la triunfalista y maligna puñalada trapera que me propinó Joaquín Vila en Noviembre de 2015 después de someterme a un Mobbing detestable durante seis meses consecutivos, sentí el dolor de la traición. No tanto por lo que implicaba de sucia y rastrera la maniobra sino también por ser inesperada y tratarse  de algo nada casual. Tenerme dos años escribiendo en El Imparcial.es, soportando desprecios para luego echarme; borrar mi trabajo e intentar humillar mi labor y mi persona tratándome peor que a un perro y expulsarme como persona non grata sin pagarme un euro. Una guarrada que solo la vileza de Joaquín Vila podía ejecutar sin justificación junto a la traición de la Cano Ezcorría, subdirectora, y la no menos hipócrita Carmen de la Vega, responsable de colaboraciones, ¿con la aquiescencia y la cobarde indiferencia de Luis María Anson? Cuesta creerlo, pero la callada parece demasiado elocuente.

  Me propuse, después de encajar el golpe de estos miserables, demostrar las falacias execrables de Joaquín Vila quien mezquinamente argüía que me echaba sin contemplaciones por la "escasísima" calidad de mis columnas y porque no me leía nadie. 


 Debió pensar el chulesco abusador que la jugada le había salido redonda humillándome y dejándome sin cobrar, pero se equivocaba el rufián cuando topó con alguien luchador, íntegro y de sana conciencia que se revuelve contra los despreciables que pretenden hundirle. En la Historia de la Humanidad muchos demonios humanos son combatidos por personas sencillas y honestas que no se dejan pisar. En mi modestia, yo tampoco.

  Aún me pregunto acerca de la maldad cretina de Joaquín Vila para gastar estas guarradas de inhumanidad y he argumentado incluso sobre un trastorno mental para justificar tamañas iniquidades... quedándose en el tintero la posibilidad del delirium tremens pues, como a mí, a muchos no se les escapa el aspecto de esa cara que parece que, si se la estrujara como a una esponja, podría supurar grado alcohólico en demasía. Pero vamos al asunto principal sobre el falaz carácter de este ejecutor de guarradas explotadoras.

  Joaquín Vila mentía y me propuse restregárselo por esa cara granítica con pruebas. Mentiras que, incluso en caso de tener razón este maltratador, no justificaban la crueldad salvaje  para denigrar a nadie intentando inducirle una depresión que en mi caso troqué en coraje, rabia justificada y afán de Justicia para poner a toda esta gentuza en el sitio que le corresponde. Algo así como demostrar que mienten y que se han encontrado con la horma de sus zapatos.


   Partiendo de la base de que ese modo de actuar obedecía al recelo que les provocó sentirse relegados con mis columnas en posiciones punteras de internet, con una interacción abrumadora con las redes sociales con cientos de me gusta de Facebook, por ejemplo, mi demostración se orientó hacia la creación de este blog para posicionarlo de igual modo en primeros lugares. Así es que casi dos meses y medio después, La Guarrada de El Imparcial.es. Ética según Anson, está en la segunda página de Google poniendo la búsqueda "el imparcial.es", tal y como pretendí dejando en evidencia los embustes repugnantes del director.


Un blog personal mío consiguiendo lo que mis columnas habían alcanzado en permanencia durante años: primeras posiciones en buscadores ahora haciendo sombra a la propia infraestructura de todo un periódico como El Imparcial.es, actualmente en evidencia defendiendo mi dignidad, mi profesionalidad y la calidad de mis trabajos. 


En esa escalada para probar la ruin mentira de Joaquín Vila, me propuse llevar el blog a primeras posiciones si se buscaba "guarrada" en Google y así es que desde las páginas de fondo, décimas y décimo quintas, emergió el blog hasta posicionarse con las definiciones de diccionario. De este modo "guarrada" ha quedado asociada a " El Imparcial.es". No solo eso sino que mobbing, explotación, abuso, guarrada, oportunismo y demás vocablos concernientes a este caso, están ligados a El Imparcial.es, Luis María Anson, Fundación Ortega-Marañón, Joaquín Vila etc. 

  Así les creo una fama a medida de las actuaciones en lo que es, además, una lección solo iniciada porque, de no pagarme en Justicia lo que me corresponde, puedo afirmar que la perseverancia llevará a este periódico de hipócritas hacia futuros problemas, aunque ahora se crean inamovibles en la caradura, el disimulo del honor y el desempeño de una profesionalidad carente de principios éticos elementales. 

   Que se me pague lo que en justa medida corresponda y se me comunique una disculpa, de lo contrario seguiré actuando con limpieza de criterio, razón y coraje. Un coraje que no me falta para seguir demandando la honradez y la honestidad que desde un principio habrían sido deseables en El Imparcial.es y por parte de sus extraños responsables. 

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Tus libros, pinturas, escritos, tus actividades tienen cientos de miles de referencias en los buscadores, en dos meses ya asocian este blog tuyo con El Imparcial.es. No pueden ser más necios.
Creo que es Joaquin Vila, el director quien ha metido en problemas al señor Anson y al Imparcial.es, tú te estás defendiendo de esto como debe ser.
Pero qué se esperaban , destruir tu vida y aquí no ha pasado nada !! Que te paguen y se disculpen, es cuestión de pura JUSTICIA.