GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

lunes, 22 de febrero de 2016

La hipócrita libertad de expresión en El Imparcial.es


  No debería extrañar que tras el despotismo y la tiranía mostrados por el director Joaquín Vila estuviera la decisión indeseable de borrar la página de autor que me relacionaba con El Imparcial.es. Vila ha demostrado carecer del mínimo respeto por el trabajo ajeno, de lo que se deducen las artimañas del cómodo abusador que se ha abierto paso profesional pisando a los demás con fácil capacidad intimidatoria y con propensión a la trampa y la traición. 


  Nunca fue verdad lo que la amable hipocresía de Carmen de la Vega, responsable de colaboraciones, venía a decir sobre que no existía ninguna censura en el periódico digital. Quizá en el colmo de la desvergüenza no llamen censura a una cuestión de conveniencias temáticas que no dejan de ser mordazas. Es de esperar en un medio de comunicación donde sus responsables son los primeros hipócritas en revestirse de actitudes que luego critican cínicamente en artículos contra lo miserable de los ajenos. Así anda este país nuestro tan engañado.

  Si ya es repugnante que borren de un plumazo mi trabajo excelentemente aportado durante dos años, más repulsivo, aunque no inesperado, es que desde El Imparcial.es hayan porfiado para que este blog fuera eliminado por Blogger. Así fue que la semana pasada estuvo en cuarentena al haber sido denunciado por estos cobardes aprovechados, parásitos del periodismo español que no contentos con anular mi labor sin dejar rastro de mi paso como autor y de no pagarme un euro por columnas puntales repletas diariamente de publicidad que lucra a estos oportunistas de la desvergüenza, además han intentado que se borrara este blog de La Guarrada de El Imparcial.es. Ética según Anson, que denuncia la verdadera cara de lo ruin tras la máscara de la dignidad, con más de cien entradas que ya están posicionadas en primeros lugares de buscadores junto a las cabeceras de El Imparcial.es en Internet.

  Tal cual los estafadores amedrentan a una víctima para que no les denuncie, como los violadores amenazan a sus víctimas y si es menester las aniquilan o los mafiosos silencian testigos para que no declaren,  estos que se dicen defensores de la libertad de expresión han pretendido eliminar este blog que les deja en evidencia como explotadores laborales sin escrúpulos, como aprovechados sin conciencia, parásitos que se ahorran el pago por el trabajo del mismo modo que obran los caraduras que revientan a trabajadores dejándoles en la absoluta indefensión.


  Afortunadamente, en Blogger existe el criterio-en los antípodas de Vila- de la integridad personal y corporativa y después de comprobar que en absoluto se incumplían las directrices y normativas, se ha respetado el derecho a la libre expresión que en mi caso se basa en la indignación por el intento de daño personal que se ha perpetrado y la denuncia sólida de los nefastos principios éticos con que El Imparcial.es y sus directivos engañan a la sociedad española pretendiendo, míseramente, aleccionar con ejemplos de muy bajo fondo moral encubierto.

  El intento de silenciarme por parte de los abusadores de El Imparcial.es no ha dado resultado y sigo, ciñéndome a las normas de de Blogger con absoluto respeto moral a sus directrices lógicas y convenientes, declarando en el marco de la verdadera libertad de expresión lo que estos periodistas de la tiranía y la falacia han intentado cercenar. Así les escueza la verdad de las vergüenzas que pretenden encubrir.

  Aunque sigo pensando que en El Imparcial.es ha de haber alguien con sentido común y de la decencia que examinando mi caso comprendiera la gran injusticia que se ha cometido conmigo y hasta vislumbrara los daños que Joaquín Vila procura a la entidad. Alguien como este director debería estar engrosando las colas del desempleo junto a la subdirectora, antes redactora jefe, cuyo ascenso coincidió con  el inicio de las problemáticas que relato. Aquí no existen casualidades.

 Quizá a Luis María Anson le están haciendo un vacío comunicativo pues recuerdo haber hablado hace meses con una displicente gilipollas que pretendió impedir que me comunicara con él, remitiéndome a Vila al poco de entrevistarme con el presidente y contarle mis sospechas fundadas de maltrato que tuvo su punto culminante con la injustificada chulería del director expulsándome sin cobrar un ingente trabajo creativo que no pasaba inadvertido.

  Más les valdría analizar tan sucio comportamiento y buscar una solución honrosa pagándome una justa compensación por mi trabajo, considerándolo con criterio honesto,  y presentando una disculpa por el brutal daño que se me ha pretendido infligir. A mí, ya ven, curtido contra la injusticia en tantas batallas  públicas y privadas.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2015/12/estoy-forjado-de-coraje-cobardes.html

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/01/como-portavoz-que-fui-de-ruiz-mateos.html 

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Es bochornoso, causa vergüenza ajena que los responsables de esta situación por la que estás pasando, provocada por ellos, no cumplan contigo y zanjen ya esta indecencia pagándote por tu trabajo y con obligada disculpa.