GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

miércoles, 20 de enero de 2016

Anson, de la Real Academia de la Lengua Sueca



Anson equivocó su lugar de nacimiento. Debería de haber sido sueco. Se le da tan bien hacérselo que parece consustancial a su carácter de triunfador. Mala honra habría en el balance de su vida si para llegar donde está hubiese actuado de la misma manera que ha hecho conmigo sin el menor escrúpulo o recelo moral.

No pagar por el trabajo ajeno es algo que solo hacen los aprovechados que se embolsan dineros a base de esquilmar lo que corresponde a otros. Estas actuaciones son de siempre rastreras e inevitables pero se convierten en más repugnantes si las practica aquel que habla de dignidad, honor, honestidad y honradez exigiendo a los demás  respetabilidad a la que él mismo renuncia. Una hipocresía así de nauseabunda solo está al alcance de los más taimados cínicos.

Anson es un presumido erudito que no puede alardear, con estos comportamientos vergonzantes,  de honras sencillas como cumplir con un compromiso, ser ecuánime y justo, además de conducirse con las virtudes inherentes que se suponen a un Premio Príncipe de Asturias de Humanidades, ni más ni menos.

Él parece ser miembro honorario de la Real Academia de la Lengua Sueca cuando se le pide una muestra de decencia, humanidad y honradez que brilla por su ausencia. 

Por la cara de Joaquín Vila era de esperar una reacción de bajeza instintiva como es el abuso y la cobardía. Inesperado fue que lo secundara el ínclito Luis María Anson, quien me ha demostrado poca maestría en lo digno y mucho entendimiento sobre la actuación ruin que prescinde de la honestidad.

sueco2, ca.
(Del lat. soccus, tronco, tocón).
hacerse alguien el ~.
1. loc. verb. coloq. Desentenderse de algo, fingir que no se entiende.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Luis María Anson es un sueco españolizado o un español que anda haciéndose el sueco. De sueco tiene mucho en la definición de la RAE pero muy poco de español en la dignidad si calla ante las injusticias más flagrantes y perniciosas para esta sociedad nuestra, tan necesitada de verdaderos hombres genuinamente íntegros que no escurran el bulto cuando se les pide compostura decente y disposición de rectitud.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Tienen que pagar tu trabajo realizado, es lo razonable.