GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

jueves, 7 de enero de 2016

Las pútridas raíces de la Fundación Ortega-Marañón en El Imparcial.es



   El Imparcial.es, diario digital dirigido por la cara pétrea de Joaquin Vila y presidido por el consentidor de explotaciones Luis María Anson, es el periódico de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón. ¡Qué lejos quedan estos prohombres de las intenciones capciosas del siglo XXI!


El editor del periódico, José Varela Ortega, a su vez preside esta Fundación que se perfila... ¿como una caverna societaria donde impera la ganancia sin escrúpulos y la gestión basada en la hipocresía, la falsedad del fundamento en el conocimiento humanista y la aversión a la honestidad por el desempeño de una labor social que deja mucho que desear en función de las actitudes de sus dirigentes? Sería muy lamentable.

   Durante casi dos años he aportado noventa columnas al periódico, estando posicionadas en primeros lugares de buscadores de Internet, demostrándose la falacia de Vila, más allá de los datos manipulados, sobre las pocas lecturas de mi trabajo. Mención aparte la falsedad de que mis artículos eran de "escasísima" calidad, típica actitud despreciativa del mobbing no obstante ya se había estado practicando meses antes contra mí pretendiendo un desgaste de mi ánimo hasta la expulsión injustificada y sin haber cobrado nada. Aprovechados, oportunistas y parásitos de la peor especie son los que obran así en cualquier lugar tercermundista. Desgraciadamente, no hay que irse muy lejos para comprobarlo.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/01/carta-abierta-al-angelical-joaquin-vila.html 

  Este blog es una prueba de las miserias morales practicadas por los responsables del periódico. Es la prueba del oportunismo sin decencia que denuncio objetivamente,  aunque cabe también la subjetiva impresión que se percibe cuando uno se acerca a esta Fundación y advierte en el ambiente un tufillo de solemne falsedad como la que se estila en El Imparcial.es. ¿Habrá alguna conocida secta detrás de estas fachadas?, me pregunta mi amigo Jesús.

    Igual no está desencaminado pues visitando el lugar noté una liviana percepción de que no abunda el trigo limpio y todo parece valer para  mantener el tinglado. Una impresión subjetiva que el tiempo parece corroborar.

 Cualquier persona de bien, básicamente honrada, si tuviera conocimiento de la aberrante actitud de Joaquin Vila aprovechándose de un trabajo intelectual que no se ha pagado en casi dos años, para más inri intentando humillarme de la manera más repulsiva, pondría el grito en el cielo y un poco de orden moral ante tanta podredumbre demostrada. Pero ahí callan, con detestable conformidad, estos insignes catedráticos de la hipocresía que siguen con sus peroratas intelectuales obviando el mínimo detalle de condición humana que tanto pregonan con el vacío del alma. 

Es este mundo presa de próceres patrios que se dispensan los aplausos en tanto pisan la mierda moral que van defecando convertidos los tufos en aromas de vanidad. De la decencia elemental ni acordarse.  Inmundicias de la hipocresía que han convertido la Tierra en un esperpento donde tanta dignidad afectada ya no da el pego.

Si José Ortega y Gasset y Gregorio Marañón levantaran la cabeza, ventilarían esas falsedades del hoy que tan poco honor rinden a sus memorias y tan nimia esperanza brindan al mañana. Son cosas de la degeneración de estos tiempos que conllevan la codicia sin vergüenza. Lamentable, sí. 

¿Hay alguien decente que quiera considerar con rectitud la aberración insólita e inadmisible que denuncio? Busco un valor extraviado llamado honradez. ¿Alguien es capaz de encontrarlo, pedir disculpas y pagar lo que se me adeuda?... aunque sea descontándolo del salario de la traición que cobran inmerecidamente quienes han provocado esta situación de abuso detestable.

¿De qué sirve tanta actividad intelectual y cultural si no hay ejemplo tras la palabra? No hay más que ver la involución del mundo y el oscuro horizonte al que se aboca. La hipocresía magnificada y alentada, esmerada y disciplinada en la rutina grandilocuente, es su verdugo.

4 comentarios:

Paqui Diaz R. dijo...

Es repugnante, si, esta traición que estas soportando. Solo piensan en llenar sus bolsillos, caiga quién caiga!!

Realizaste tu trabajo dignamente!! has de ser remunerado por ello y que cumplan con su palabra

oscura forastera dijo...

Hola. Para empezar es aborrecible lo que están haciendo contigo. El Imparcial. es, huele a pocho, sí, ha podrido. las palabras se las lleva el viento, me parece que más que viento ha sido un huracán de mañosos, morosos de ética, palabra y honradez, esta última no les queda o no tuvieron nunca. Es una verdadera pena que no se acuerden de de los ilustres nombres que encabezan la Fundación, una vergüenza que semejantes parásitos se estén llenando los bolsillos y llevándose los premios que les son inmerecidos. Creo que no hay nadie que pueda encontrar gente honrada en el Imparcial, me huele no solo a secta, también a mafia. Cómo bien dices Ignacio, esto les llevará a ser sus mismos verdugos, solo espero que el yugo que tan despóticamente te querían imponer sea su mayor castigo.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Gracias, Paqui. Lo merezco, lo sé. A mí toda esta parafernalia cultural me inspira asco si no va acompañada de honradez y dignidad. Cuánto engaño con estos dechados de virtud intelectual. Así va España.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Gracias, Oscura Forastera. Perfectamente lo has dicho. El efecto bumerán recae sobre los necios que se creen que toda obra no conlleva conseciencias.Así se enriquecen los de dudosa moral.