GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

viernes, 8 de enero de 2016

Correo enviado al presidente, Anson, al director, subdirector y editor de El Imparcial.es


  • presidente elimparcial.es
  • opinion@elimparcial.es
  • director@elimparcial.es
  • carmendelavega@elimparcial.es
  • editor@elimparcial.es
    
    Incalificables señores: 

   Vamos a por las 80 entradas de este blog-La guarrada de El Imparcial.es- que está radiografiando por la Red la catadura moral de algunos elementos parapetados tras las palabras huecas y el nulo ejemplo de humanidad. 

   Por cierto que me han enviado los estándares éticos y sociales de varias empresas que han contratado su publicidad en El Imparcial.es, y no tienen nada que ver con lo que ahí se practica con cierta vileza. Se me debe una disculpa por una guarrada repugnante, inhumana, propia de gente sin moral, y se me debe dinero, qué cojones, también por lo soportado y las 90 columnas posicionadas muchas de ellas en los primeros lugares de Internet como demuestro. 

   En tanto seguiremos practicando la parábola del sembrador, multiplicando las semillas de mi denuncia legítima; a ver si aflora la conciencia, la decencia y la honorablidad, rectificando que es gerundio y de verdaderos sabios. 

   El intento de humillación salvaje que se ha practicado no es de buenas personas, ni tampoco la explotación. Sed buenos, hasta ahora la actitud ha sido absolutamente detestable. 

   Ignacio Fernández Candela
  viernes, 8 de enero de 2016


6 comentarios:

Sergio Alazne dijo...

Le estoy leyendo desde que publicó sus primeros post del blog, señor Candela. Es incomprensible y surrealista que el señor Ansón se reboce en estas mierdas. La falta de justicia es evidente y usted pide lo que le corresponde. En otros lados se entendería que actúen así pero no en un periódico de gente tan importante que está tirando su reputación por la borda.

Espero que consiga este trato humano y recapaciten sobre la vergüenza que recae en ellos. La hipocresía es un pecado muy extendido, la credibilidad de estos señores queda en entredicho.

Un saludo

Paqui Diaz R. dijo...

La integridad y la honradez, dos valores de los que muchos carecen, parece ser, visto lo visto, qué triste.
Los que son capaces de cometer el delito de MOBBING, a personas íntegras como tú, TIENEN QUÉ PAGAR, es justo.

Elisa García dijo...

Usted hace lo que se debe hacer en estos casos de abuso. El respeto se gana con hechos. Siga adelante con su lucha y no se deje avasallar. Lo que le han hecho no es de gente honrada y Ansón debería recapacitar.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Muchas gracias, Sr. Alazne. Agradezco sus palabras.

Un saludo

Ignacio Fernández Candela dijo...

Es lo justo, Paqui, pero la dureza de corazón es esa estupidez de los confiados que perjudica a los honrados. Es estupidez porque se les viene encima lo que provocan, aunque lo ignoren. Igual reaccionan y son honrados en la rectificación, si sueltan la presa de sus parasitaciones.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Muchas gracias, Elisa. Efectivamente, de ser Anson el hombre sabio que no solo sigue los designios fríos del cerebro, también se dejaría aconsejar por la honestidad. Yo seguiré luchando por no ser avasallado. En otra época lo habría hecho a espada. Lo que han hecho no es humano ni decente.