GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

miércoles, 9 de marzo de 2016

La Guarrada de El Imparcial.es define al periódico en Google



  Solo una empresa con un código de ética tan enrolladísimo como el de El Imparcial.es podría hacer un ridículo tan sonado y sin precedentes en el periodismo español.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/03/el-enrrolladisimo-codigo-de-etica-en-el.html 

  La chapuza, además de la ética retorcida, es capaz de mantener en su puesto a un director de periódico tan aprovechado y parasitario como ha demostrado ser Joaquín Vila,  secundado por la Cano Ezcorría de subdirectora. La abyección y el matonismo de sus métodos de trabajo deberían haber dado la voz de alarma si acaso hubiese allí alguien con sentido común de la honradez y la decencia, por aquello de mostrar una moral constructiva y evolucionada. 

  Allí, sin embargo, parece que solo hay trogloditas oportunistas y depredadores con una conciencia muy distraída. Factores que explican cómo no les da vergüenza que este blog que denuncia el juego sucio de la explotación laboral que practican está a disposición de todos aquellos que se interesen por referencias de  El Imparcial.es. A continuación se informan de lo guarro-por sus maliciosas actuaciones- que puede llegar a ser. Este blog prolifera en busca de Justicia contra la repulsiva explotación que padecen cientos de miles de esforzadas y honradas  personas en España.

 A decir verdad, no me extraña el mutismo de Luis María Anson ante esta guarrada cometida contra mi persona. Tampoco que un profesional con usos estafadores de abuso laboral siga dirigiendo un antro de oportunismo donde lo que menos importa es la integridad profesional. El presidente tan insigne sabrá, pero muy flaco favor hace su indiferencia al diario digital y a las personas que lo componen; que alguna decente habrá, aunque no parece estar entre los que poseen capacidad de decisión y, se supone, de discernimiento para obrar con elemental coherencia y obligada dignidad. 

  ¿Coherencia? ¿Aparece ese vocablo raro en la RAE, pulcro académico de la falsa lengua discursiva? Con el ejemplo actual de Anson se borraría del diccionario por estar en evidente desuso.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Deja mucho que desear el comportamiento y actitud de estas gentes, desde que comenzaron a ensuciar sus labores y bien cierto que es, desgraciadamente, son muchos los explotados en el panorama laboral y a la vista está los cientos de escritos que recibes solidarizándose con lo que nos ocupa. Haces lo correcto y legítimo, Ignacio. Ellos son los que carecen de justificación y de vergüenza.