GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

miércoles, 23 de marzo de 2016

RETRO ESPAÑA SIGLO XXI Y EL MUNDO PERDIDO. Mi duodécimo libro dedicado a El Imparcial.es

(Ruego se me perdone el gesto que no puede ser otro tratándose de una dedicatoria al abuso y a la indecencia del explotador laboral que representan los aprovechados responsables de El Imparcial.es )

http://www.amazon.com/Retro-Espa%C3%B1a-perdido-Spanish-Edition-ebook/dp/B01CULWNWO


   
   
Mi nuevo libro ya está disponible con una especial dedicatoria para el decepcionante Premio Príncipe de Asturias de Humanidades; galardón que tan bien le adorna, desde el pasado, la ausencia de ética y honestidad en El Imparcial.es del presente. Un premio, como mero ornamento o pretexto, invalidado por las actitudes vergonzosas que conlleva la explotación del trabajo ajeno y fingir dignidad intelectual como si no pasara nada.

   Dedicatoria:

   A Luis María Anson, porque en la oportunidad que ofrece la falsedad está la virtud de fortalecer nuestros empeños de honradez. El mal ejemplo es también una lección dirigida a los hombres honestos para no seguirlo. 

 Retro España del siglo XXI y el mundo perdido es una compilación de las columnas publicadas en El Imparcial.es durante los años 2014 y 2015. Una, pensé yo,  grata experiencia antes de saber con qué clase de chusma  podría estar tratando según sus deshonrosas actitudes de parasitación, abuso y nefasto ejemplo personal y profesional. 

  El libro incluye un ensayo socio político sobre el proceso de transformación radical que ha sufrido España en estos últimos años.

  Dedico mi duodécima obra a la ridículamente  lisonjera Carmen de la Vega, responsable de colaboraciones y experta en disimular su verdadera e ingrata identidad; al increíblemente aprovechado y parasitario director del periódico, un Joaquín Vila con largo historial o rastro del que no me sentiría nada orgulloso intuyendo que un día rendiré cuentas sin poder abusar de nadie más; a la Cano Ezcorría, sabrá ella lo que esconde una mezquina sonrisita; a la Fundación Ortega-Marañón, dechado de falsedad intelectual que cuida muy poco la ética de la que prescinden dando el pego de ser beneficiosos para la sociedad, y bla, bla, bla, bla... mucha lengua vacía de contenido moral.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/01/las-putridas-raices-de-el-imparciales.html 

  Y a Luis María Anson, que muy bajo se me ha caído del pedestal para demostrarme que polvo es y en polvo se convertirá, pobre jactancioso. Desde mi indignado punto de vista, una brillante trayectoria del hombre  tan sumergido en la silenciosa codicia que niega el derecho a un pago justo por el trabajo ajeno, y exhibe tal insensibilidad ante lo razonablemente humanitario que parece haber extraviado el norte de la transparente y básica conciencia de lo civilizado. Mal colofón, patético, a tan meteórica carrera. 

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2015/12/preocupado-por-la-salud-moral-de-anson.html 

  Dedicado, en fin,  este libro a esa gente maligna y rastrera que hay en este mundo de tramposos que nos obligan a superarnos contra las guarradas que practican tan a la ligera, para convencernos sólidamente de que más vale la honradez y la honestidad que hocicar en la porqueriza de las fingidas decencias y honorabilidades que apestan en el interior que no se les ve. Así actúan los hipócritas de la Tierra. No soy como ellos, vaya tropa.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2015/12/lo-que-el-imparciales-oculta-la-sociedad.html 

 Va por todos esos, dedicado el 12º libro con un buen corte de mangas, acorde a la inédita guarrada que han provocado para vergüenza de la profesión y de la rectitud presumible en una conducta personal mínimamente respetable. No es el caso y en consecuencia se les da trato proporcional a sus infamias.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

Un pago justo, si señor al trabajo realizado durante años, pero qué se han creído, o es que acaso están acostumbrados a no pagar, de se así es una explotación incalificable.