GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

lunes, 28 de marzo de 2016

La máscara cínica de Anson y los nazis


  Oh, Anson, cada vez más sorpresivo en lo falaz no para de disimular integridad, preocupación, filantropismo poco creíble salvo para incautos o adoradores del diablo ¿Quién iba a decir que un ser con apariencia servil pero de tan pocos escrúpulos, disimulado en mostrar humanidad y dando al palique de la moralidad se iba a acojonar con el mundo que nos va quedando tras el paso de tanto hijoputa suelto en España y sobre la Tierra? Éste se indigna con pajas ajenas y se regocija con la viga de sus tuertas moralidades. Actuar como ha hecho conmigo es de una intolerancia y parasitismo dictatorial enraizadas en las peores ideologías radicales. De cerdos. Pero se lo calla y sigue andando, bamboleándose con sobrepeso-acaso metaboliza el lastre  la conciencia-que con él no va la cosa.


 ¿Cómo es posible que Anson, dechado de inescrupulosidad en estos útimos años de su vida tan homenajeada, al parecer muy injustamente, se lleve las manos a la cabeza y se le erice el vello de su orondo cuerpo-bien pertrechado de comilonas a la salud del trabajo ajeno no pagado-contemplando la puta mierda de mundo creado a imagen y semejanza de los hipócritas que durante toda una existencia se han aprovechado del conjunto social para vivir a costa del sufrimiento ajeno?

  ¿De dónde surge tanta hipocresía en alarmistas cantamañanas que ahora se llaman a sorpresa con este mísero orbe de inmundicias donde los más sinvergüenzas son los más respetados? Antes daban el pego pero empiezan a parecer un pegote falsificado de la honorabilidad perdida en España.

  Ahora algunos chillan que vienen los nazis, cuando a actitudes similares no les han hecho ascos en tanto les convenía. Con actuaciones parasitarias, deshonestas, indecentes como el abuso y la explotación, el nuevo nazismo es menos dañino frente a la hipocresía de peores elementos destructivos para cualquier sociedad como son los orquestadores de las falacias sostenidas y ocultadas por tantos caraduras.

¿Qué le va a escandalizar a éste lo del neonazismo? Lo que teme es dejar de vivir, lo poco que resta,  a costa de los demás; tan buenos dividendos rinde tener abusadores como Joaquín Vila para hacer el trabajo sucio de lo parasitario. ¿Nazis, exclama, en tanto se refleja impertérrito en el espejo de sus obras? Por la cara que le echa, digo por la máscara cínica.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

No guardan coherencia los hechos con las palabras es cierto, se contradicen, llevas toda la razón y mucha indignación con lo que te han hecho en El Imparcia.es, las injusticias no se llevan nada bien.