GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

miércoles, 2 de marzo de 2016

Mira aquí qué indeseable vergüenza, Joaquín Vila, has provocado


  En tres meses te desmiento, infame y aranero Vila, posicionando La Guarrada de El Imparcial.es. Ética según Anson al lado de El Imparcial.es. Obligado a defenderme de un miserable y traicionero atropello de la más baja calaña llegando de ti.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2015/12/desmontando-las-rastreras-mentiras-de.html

  Decenas de miles de visitas, partiendo desde cero, 120 entradas en menos de tres meses denunciando la gran Guarrada que ejecutaste. Mostrando tu mentira y tu poca categoría personal capaz del abuso más rastrero.


  Tú eres el responsable de tanto descrédito de tu empresa por la ruindad de tus acciones, por la maldad estulta de tus mentiras y por el matonismo que practicas junto al abuso laboral en que neciamente te regocijaste con una ética deforme y una moral inconsistente. Por saco te darán con esas actitudes canallescas, Vila.

  Llegó la eclosión. Creciendo al ritmo de 1.000 visitas en dos días, incrementando lectores hasta estar pisando los talones a El Imparcial.es en buscadores de Internet. Una justicia así, con labor intelectual incluida, no tiene precedentes. Las personas de bien están bastante indignadas cuanto más se sabe de esta canallada.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2015/12/comentarios-contra-la-guarrada-de-el_16.html 

  Luis María Anson debería estar tan satisfecho de tu despreciable acción y criterio, Vila, que bien podría ponerte de patitas en la calle responsabilizándote a ti de estos problemas. Porque tú eres el culpable de tratar con inhumanidad a quien puede restregarte a la cara las vergüenzas de tu razón de ser profesional tan inmerecida como explotadora.


   Pretendiste destruirme personal y profesionalmente y decidí darte una lección que no deberías olvidar, traicionero Vila. A la calle debería también acompañarte esa subdirectora creadora de problemas donde antes no los había. Cualesquiera de los que allí trabajan cumplirían con más dignidad profesional y personal  vuestra actividad desempeñada con destructivo retorcimiento.

  A partir de ahora estaré recordando en los buscadores la verdadera esencia falseada de El Imparcial.es, justo al lado de quien quiera informarse sobre el periódico.

  ¿Escasísima calidad de mis columnas, aprovechado? ¿Que no me leía nadie? Ahí tendrás la prueba de tu miserable actuación conmigo, día tras día mientras mis columnas siguen en primeras posiciones como lo más leído de El Imparcial.es. Al día de hoy, todavía, cínico.


  En tanto espero honradez de Luis María Anson y el buen criterio de la recta conciencia para solucionar esta impostura moral contra mi persona y mi trabajo. Reclamo un pago justo que dejo al criterio del presidente y una somera pero sincera disculpa por el intento de daño que se me ha pretendido infligir, estando yo muy curtido en la batalla contra las adversidades como para dejar que nadie me avasalle. Solo pido en Justicia lo que se me debe.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2016/02/te-era-necesario-actuar-tan-guarramente.html 

  Sería bueno que pronto trataran los mayores responsables de la Fundación Ortega-Marañón el problema de tu dañina influencia, Vila. No pienso cejar en este empeño legítimo de que obre Justicia verdadera hasta ser pagado. No eres bueno ni para El Imparcial.es ni para la sociedad que no te conoce. Yo sigo aportando mi labor comunicativa para que tu actitud y tu detestable influencia no pasen inadvertidas, descuida.

1 comentario:

Paqui Diaz R. dijo...

La actitud de algunas personas, deja mucho que desear y éstas se convierten en depredadores y así subsisten.

Es repugnante