GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

sábado, 5 de diciembre de 2015

EL REBUZNÓMETRO. ¿Se ha convertido Anson en una figura decorativa en El Imparcial?


                                       Enlace a la entrada original de El Rebuznómetro.

Muchos son los que se han indignado con la absoluta carencia de ética y profesionalidad mostrada por el director de El Imparcial.es., Joaquin Vila, quien argumentó falazmente el motivo de mi expulsión por la "escasísima calidad" de mis columnas y "que no las lee nadie". El acoso y menosprecio hacia mí y mi trabajo han sido repugnantes durante estos últimos meses, como estoy e iré demostrando estos  próximos días en el blog. Aun con el brazo escayolado durante unas semanas más, no demoraré la visceral indignación que me provoca tan hipócritas actitudes, oportunismos y parasitación.   

Mentiras vergonzantes que he rebatido con pruebas dejando en evidencia actitudes inherentes a una falsedad impropia de un director de periódico digital como El Imparcial.es.

Agradezco los apoyos, como el que trascribo ahora de Carlos Costales, que se han mostrado desde que se ha manifestado el miserable e inadmisible, para la más elemental moral, juego sucio que denuncio aquí. 

D. Luis María Anson es un admirable prohombre del que no tengo queja. Confío en su honor y en su palabra, otra cuestión será que quizá él no dependa de sí mismo en estos tiempos de tanta manipulación encubierta. En todo caso espero que llegue a él la información de esta "guarrada" mayúscula y ponga orden moral donde hasta ahora parece inexistente.


La opinión de CARLOS CC. ¿Se ha convertido Luis María Anson en una figura decorativa en El Imparcial.es?

Siempre he pensado que Luis María Anson es un gran periodista y escritor, un intelectual, de los de verdad, un referente para toda persona que se quiera dedicar al periodismo y un amante defensor de la libertad de expresión.

Por estas razones me ha sorprendido muy negativamente saber que una de las mejores plumas con las que contaba El Imparcial, haya dejado de colaborar, mejor dicho, haya sido expulsado, de forma tan indigna, del periódico digital que preside.

Mi sorpresa se ha convertido en indignación, al enterarme que su director, Joaquín Vila, argumenta que prescinde de Ignacio Fernández Candela por "la escasísima calidad de sus artículos y porque no los lee nadie".

Hay que ser muy mentecato, mala persona y mal compañero para hacer este tipo de afirmación sin ruborizarse.

Cualquier empresa es libre de prescindir de los servicios de un colaborador argumentando cualquier motivo, pero es de miserables dudar de la profesionalidad de un escritor de calidad contrastada.

Todo el mundo sabe que los artículos de Ignacio Fernández Candela son de una calidad incontestable, al igual que su obra literaria seguida por miles de lectores. Otra cosa bien distinta es que Joaquin Vila no tenga los (00) suficientes para explicar con claridad los verdaderos y oscuros motivos que le han llevado a tomar esta decisión.

Ignacio Fernández Candela, al sentirse boicoteado y maltratado por los actuales dirigentes de El Imparcial, solicitó entrevistarse con el Sr. Anson para aclarar tan molesta situación. Hace pocas fechas se produjo dicha entrevista que transcurrió de forma muy cordial y durante el transcurso de la misma Luis María Anson quiso tranquilizar a Ignacio F. Candela afirmando lo siguiente: "Déjelo en mis manos y no se preocupe".

Después de las palabras de Anson solo encuentro tres posibles explicaciones para la decisión, a mi juicio totalmente equivocada, que ha tomado El Imparcial, o Luis María Anson no es un hombre de palabra, cosa que no creo, o se ha convertido en una figura decorativa o no se entera de lo que ocurre en el periódico que preside.

Sean cuales sean las verdaderas razones, bueno sería que Luis María Anson diera las explicaciones pertinentes para seguir teniendo la credibilidad que se ha ganado a través de los años.

De momento, cuenten con un lector menos.

2 comentarios:

merchedelacruz MMCM704Z dijo...

Estoy con usted en todo lo dicho, es indignante lo que han hecho con Nacho.

oscura forastera dijo...

Mafia es poco.
No existen palabras insultantes suficientemente horrorosas capaces de describir a semejantes seres, sí, seres, porque para mí no tienen cabida en ningún lugar de este mundo, pues sería insultar a la naturaleza.
Repulsa, asco hasta la saciedad, hartura ante tantas mentiras y ganas de reventar ciertas bocas, todo esto es poco para lo que a muchos nos hacen sentir estas canallescas artimañas para deshacerse de uno de los mejores columnistas que ha conocido y conocerá este periódico, EL IMPARCIAL, que por cierto poco uso hace a su título, debería cambiarlo por, EL TENDENCIOSO o EL ARBITRARIO.
Joaquín, Vila, Carmen de la Vega, María Cano Ezcurra etc. No son más que gentuza, imberbes e incapaces de acercarse a escribir, ni por asomo, un artículo capaz de conseguir lectores y seguidores de un periódico que hoy en día les da de comer. Estos falaces individuos, viéndose desbordados por la calidad, lectores, comentarios y seguidores que ha conseguido Ignacio F. Candela, en tan poco tiempo con su grandes y sensacionales artículos, todos escritos con la verdad por delante y documentados adecuadamente, dándonos a conocer la realidad que estamos viviendo en este país. Siendo así tan valorados por los lectores, no han tenido otra que despreciar e invertir los resultados tan buenos que ha tenido el periódico desde que él comenzó a intervenir con sus fabulosos artículos. Estos degenerados, para mí, panda de estafadores, han tenido que deshacerse de Ignacio, ya que viendo que iba a comenzar a recibir remuneración por su honesto e impecable trabajo como columnista, después de dos años haciendo su trabajo gratis y puntual, viendo la veracidad de sus artículos y que nunca podrían llegar a su nivel, deciden prescindir de su trabajo asegurando su escasísima calidad de sus columnas, las cuales nadie lee.
¿Dónde está palabra de Anson? ¿Cuánto tiempo tendrá que soportar Ignacio semejantes ataques y mentiras hacia su persona y trabajo? ¿Cuánto más tiene que soportar tanto boicot y mobing, que se cuestione su honradez, su profesionalidad como escritor, crítico literario, etc.? ¿Cuánto más tenemos que soportar leer tantas mentiras, ver tantos atropellos y vejaciones, cuándo vamos a dejar de sentirnos manipulados por tantos hipócritas sin escrúpulos?
La lucha diaria de Ignacio es agotadora, pero la fe en su verdad y con el apoyo todos aquellos que sabemos que realmente es falso todo lo que estos parásitos dicen acerca de su persona y profesión, logrará demostrar ante cualquiera la actitud terrorista con la que estos seres golpean a esta gran y humilde persona que es Ignacio, a quién admiramos y respetamos.