GUARRADA

guarrada. (De guarro1). 1. f. Porquería, suciedad, inmundicia. 2. f. Acción sucia e indecente. 3. f. coloq. Mala pasada. Real Academia Española

martes, 22 de diciembre de 2015

El trabajo se respeta, se paga y no se borra, miserables



Es mi legítimo derecho ser resarcido con disculpas por el trato inhumano que he recibido y compensado monetariamente por un trabajo de calidad entregado semanalmente, con absoluta puntualidad y demostrada aceptación pública,  durante casi dos años. Lo sigo reivindicando porque lo uno y lo otro me pertenecen. 

No busqué esta situación pero no pienso dejar que me humillen después de ser un superviviente ante muchas adversidades que he vencido en mi vida. Pueden meterse la humillación por donde más les plazca, indistintamente el género al que pertenezcan las gentuzas que lo han intentado.

Anson está más escondido que el no menos afamado Wally. Él debe de saber lo que quiero decirle. Mantener la mano escayolada es lo mejor que podía pasarme para aliviar el coraje y asentar las calmas. Otros no esperan cuando se hacen estas auténticas putadas.

http://guarradaelimparcial.blogspot.com.es/2015/12/el-imparciales-el-trabajo-se-respeta-y.html 

En El Imparcial.es  no se respeta el trabajo ajeno, a no ser que se pertenezca al tinglado bien montado entre elementos afines. No se paga porque es más fácil manipular y creen que les sale gratis con ese complejo de superioridad chulesco que se gastan los aprovechados y oportunistas. En este periódico además borran cualquier huella o referencia de quien ha estado aportando sus columnas, soportando una presión típica de mobbing, sin cobrar y además echado con una bajeza propia de individuos sin escrúpulos para mentir como Joaquin Vila.

En esta vida con tanto desalmado que pulula por el mundo hay muchos ejemplos que describen la guarrada de El Imparcial.es.:

-La niña que es violada por un pederasta y que la amenaza con matarla a ella y a sus padres si dice algo. Borra todas las huellas de su delito y vigila a la víctima para asegurarse de que no lo denuncia.

-Los asaltantes de una casa que coaccionan a una familia para que no se descubra el delito.

-El estafador que se sabe todas y amedranta a su víctima con amenazas de llevarla a juicio, por intentar defenderse  haciendo públicas las suciedades del delincuente que supuestamente están protegidas por una ley de datos.

-El homicida que mata y limpia todo rastro para evitar que le culpen.

-La activista social que denuncia una injusticia y le mandan matones para que se calle etc. 

En mi caso Vila mintió maliciosamente sobre las razones de prescindir de mis columnas.

La caradura del explotador y del abusador no tiene límites, siendo delincuentes o no. Porque se puede ser un criminal y pasar inadvertido ante la Ley. El mobbing es una práctica que acarrea muchos suicidios y los asesinos siguen viviendo como si nada hubiese pasado. Debería estar penada esta cobardía con severo juicio, algunos apostarían porque fuera capital. A saber cuántos asesinatos han perpetrado aparentes ciudadanos de bien.

Decir las cosas por su nombre es un derecho que nos asiste cuando indignadamente soportamos una injusticia. Eso es alternativa a atacar físicamente-hay quienes colman la paciencia y se lanzan de cacería- y legítimo. Pero una cosa es denostar y otra definir a quienes obran con insultante desprecio a la decencia y contra la moralidad elementales.

Si alguien explota con oportunismo, aprovechándose del trabajo ajeno sin pagar un euro estamos hablando de un aprovechado.

Si alguien miente demostrando que lo hace, su definición es la de un mentiroso.

Si alguien muestra un básico desprecio a las reglas de la honestidad se le llama deshonesto.

Las palabras acompañadas de un contexto son factores de entendimiento que describen una realidad. Tal y como lo hago dejando en evidencia estas actuaciones despreciables e injustificables contra mi labor y mi persona.

Si alguien no paga durante casi dos años y recibe un trabajo puntual del que se aprovecha y pretende echar al autor intentando humillarle y sin resarcirle de sus esfuerzos ni cumplir el compromiso de pagarle en un futuro, estamos hablando de una canallada ante el juicio simple de cualquier persona de bien. 

Una canallada la provocan los canallas. Luego canallas es una acepción más que apróximada para definir a los autores de tanta guarrada. No hay ofensa sino exactitud y tino en la definición según las acciones. Estoy harto de tanta patulea de hipócritas que camina por el mundo dañando a gente inocente. Muy Harto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

María Luisa Giner:

Comprendo su indignación. El trabajo es sagrado y hay que respetarlo además de pagarlo. Hace lo que es justo. Enhorabuena por su determinación y su talento.

Paqui Diaz R. dijo...

MOBBING !! MOBBING!! MOBBIN!! ...justicia para los que sufren este brutal acoso. Los autores no pueden quedar impunes